• Inicio
  • > Blog
  • > Artículos
  • > Cómo afrontar los pensamientos negativos desde la psicología cognitiva

Cómo afrontar los pensamientos negativos desde la psicología cognitiva

«Si nuestro pensamiento es sencillo y claro, estaremos mejor dispuestos a alcanzar nuestras metas».

-Aaron Beck-

Nuestros pensamientos juegan un papel fundamental en nuestro estado de ánimo, además de condicionar nuestra forma de ser e interactuar con el mundo que nos rodea. Esa relación entre nuestro pensamiento y el contexto es bidireccional: las situaciones y el momento en el que nos encontramos puede favorecer la aparición de los pensamientos negativos. Siendo así, ¿qué papel jugamos nosotros? 

 

Es importante destacar la capacidad que tenemos para poder gestionar parte de nuestros pensamientos y afrontar con estrategias útiles la ocurrencia de estados mentales desfavorables para nuestro bienestar. Todas las personas tenemos a lo largo del día muchos pensamientos (positivos y negativos).  De hecho, los pensamientos negativos los tenemos todos y todas, sin embargo, en algunos casos pueden llegar a ser perjudiciales para nuestra salud mental si se presentan de forma reiterada.

 

En muchas ocasiones, nuestra tendencia es intentar no pensar en aquello que no nos gusta, pero no siempre lo conseguimos. De hecho, en la mayoría de casos no es recomendable forzarse y centrarse únicamente en no pensar.  

Desde Pensaments, hemos querido dedicar un espacio a la gestión de estos pensamientos que nos molestan, que aparecen y pueden convertirse en nuestro enemigo. ¿Qué herramientas tenemos desde la psicología para abordar estos pensamientos no deseados?

 

En la psicología cognitiva, podemos encontrar algunas técnicas para trabajar esos estímulos que nos generan ansiedad. En este artículo, vamos a centrarnos en dos técnicas concretas para controlar los pensamientos negativos: el autorregistro y el descubrimiento guiado. En primer lugar, debemos aclarar qué entendemos por técnicas cognitivas. Las técnicas cognitivas son el conjunto de técnicas que se utilizan para trabajar los pensamientos negativos: identificándose y modificándose a lo largo de su aplicación. A continuación vamos a ver una breve descripción del autorregistro y el descubrimiento guiado:

 

  • El autorregistro:

Consiste en hacer un análisis de los pensamientos distorsionados, recoger información sobre la situación (dónde aparecen), el momento (cuándo aparecen), la emoción que sentimos, qué pensamos y qué respuesta damos a ese pensamiento (además de las consecuencias derivadas de nuestra acción). Los autorregistros no son estáticos: pueden irse modificando en función de lo que se quiera trabajar con la persona que acude a psicoterapia. 

 

  • El descubrimiento guiado:

Esta técnica se lleva a cabo en consulta, junto con el terapeuta. Se van realizando una serie de preguntas que guían a la persona a través de sus pensamientos con el objetivo de desmitificar cuestiones y llegar a conclusiones lógicas exentas de cogniciones disfuncionales. Algunas de esas preguntas pueden girar alrededor de la validez del pensamiento, de la evidencia a favor o en contra, de la búsqueda de alternativas para pensar en esa situación determinada…

 

Todas estas técnicas han sido probadas y se aplican a diario en nuestra disciplina. Pueden adaptarse a la persona y siempre deben llevarse a cabo por un profesional.

 

Además de éstas dos, hay otras herramientas para tratar los pensamientos negativos y es importante saber reconocer en qué momentos es mejor acudir a un profesional para tratar esos síntomas que generan malestar.