¿Cómo potenciar las habilidades sociales?

La timidez y la introversión suelen identificarse como “defectos”, sobre todo, porque parece que dificultan las relaciones interpersonales. Sin embargo, es el dominio de las habilidades sociales el que realmente te ayuda a desenvolverte con naturalidad. Y, afortunadamente, se trata de unas cualidades que se pueden aprender y mejorar. Te mostramos cómo hacerlo.

 

¿Qué son las habilidades sociales?


El concepto de habilidades sociales se refiere a todas esas capacidades que nos facilitan la interacción con los demás, en cualquier ámbito de la vida. Como es evidente, se trata de unos recursos que resultan esenciales para desarrollarnos en plenitud. De hecho, las habilidades sociales son las grandes protagonistas de la teoría de la Inteligencia Emocional.

 

Este tipo de conductas o maneras de reaccionar no son innatas, sino que se impulsan mediante el aprendizaje. Desde luego, es innegable que hay una predisposición natural. Pero, todos tenemos la posibilidad de mejorar y potenciar las habilidades sociales, para beneficiarnos de las ventajas que nos reportan, entre las que destacan:

 

  • Te hacen más resolutivo para manejarte en sociedad.
  • Hacen más satisfactorias tus relaciones interpersonales.
  • Aumentan tu autoestima.
  • Mejoran tu capacidad de adaptarte y encontrar salidas ante cualquier problema o conflicto.
  • Te facilitan herramientas para alcanzar tus metas académicas o profesionales. En este punto, desde Pensaments Psicólogos Mallorca queremos hacer una matización. Es verdad que el dominio de las habilidades sociales tiene una repercusión en tu actividad laboral. Sin embargo, su verdadero potencial es mucho más amplio y enriquecedor. Sabemos que, en los últimos años, han proliferado los manuales y libros que se centran exclusivamente en el desarrollo de las habilidades sociales para triunfar en el mundo profesional. Pero, insistimos, los beneficios serán más completos si abres la perspectiva y piensas en mejorar tus capacidades sociales para todos los ámbitos de tu vida.


Estrategias para potenciar tus habilidades sociales


Una premisa importante, sobre todo, para aquellos que sois padres o trabajáis con niños y niñas. Como cualquier aprendizaje, siempre es más interesante comenzar a potenciar el desarrollo de las habilidades sociales desde la infancia. El método y las pautas que ayudan a conseguirlo son los mismos que aplican para los adultos.

 

1. Habilidades sociales y domino del arte de conversar


Es evidente que la comunicación es esencial para establecer cualquier relación social. Y, por tanto, uno de los pilares que hay que reforzar para potenciar tus habilidades sociales es mejorar tu manera de mantener conversaciones con otras personas. Esto implica que:

 

  • Seas capaz de dominar la escucha activa, es decir, que atiendas con interés a tu interlocutor y se pueda crear una corriente fluida de diálogo en ambos sentidos. Puedes apoyarte en algunos trucos sencillos, como mantener contacto visual con la otra persona, no interrumpirle cuando habla, dar muestras de empatía o hacer preguntas para aclarar tus dudas.
  • Manejes todas las variantes del lenguaje, no solo la verbal. Aprende a traducir el significado de los gestos o la comunicación corporal, tanto para dominar los mensajes tú trasladas, como para leer lo que te dicen las otras personas.


2. Indaga en tus miedos o limitaciones


A veces, la dificultad para relacionarte socialmente proviene de experiencias negativas o de conflictos vividos en algún momento de tu vida. Es interesante que profundices en el conocimiento de tus emociones y cómo te afectan.

 

Esta gestión emocional debes aplicarla a lo que te limita, para superar esos temores. Pero, también, para que tengas la capacidad de autocontrolar posibles estallidos de ira, de enfado o de frustración para que no interfieran en tus conversaciones.

 

3. Aprende de otros


Una de las herramientas más universales y eficaces del aprendizaje es la imitación. Lo hacemos los seres humanos desde bebés y, también, el resto de especies animales. Así que, cuando estés cerca de alguien que es diestro en el manejo de las habilidades sociales, no pierdas ni un segundo. Fíjate en cómo actúa y toma buena nota de los recursos en los que se apoya, para ponerlos en práctica tú.

 

4. Asertividad y capacidad de decir “no”


No es posible tener éxito en tus relaciones sociales, si dejas de ser tú mismo. Las personas valoramos a quienes tienen criterio propio y principios. Por eso, te equivocarías si piensas que no tener opinión o sumarte siempre a las decisiones de otros, te reportará beneficios. Una parte incuestionable de las habilidades sociales pasa por ser asertivo, es decir, mantenerte firme en tus ideas, sin faltar el respeto a los demás. Y, por supuesto, ser capaz de decir “no”, eso sí, siempre con argumentos y sin agresividad.

 

¿Necesitas profundizar en tus habilidades sociales? En nuestra consulta de atención psicológica, te orientamos y te ayudamos a identificar aquellos aspectos en los que tienes alguna carencia. A partir de ahí, ¡verás qué sencillo es ir superándote!