Miedo a salir de casa

miedo a salir de casa

Muchas personas están preguntando sobre la ansiedad que les ha generado el hecho de poder salir de casa. ¿Es normal tener miedo de salir fuera? ¿Puede estar relacionado con tener que volver a trabajar? 

El temor a salir de casa o la ansiedad cuando estamos fuera afecta a muchas personas actualmente y nos preocupa porque nos incapacita e implica un cierto grado de malestar.


  • Analizando el presente


En primer lugar, debemos tener en cuenta que la situación actual ha sido inesperada y nueva para todos. Jamás habíamos experimentado algo similar: convivir con una pandemia, vernos obligados a no poder salir de casa y llevar a cabo un confinamiento rodeado de incertidumbre. 


Las personas viven esta situación como algo desconocido, y no deja de ser una reacción racional. Con toda naturalidad, podemos tranquilizarnos: sentir miedo a lo desconocido es normal y más si eso puede significar una amenaza para nuestra salud. Estas reacciones son adaptativas (siempre hasta cierto punto) y debemos tomar las medidas necesarias para gestionarlas y seguir avanzando cada uno dentro de nuestras posibilidades. 


Sin embargo, no podemos permitir que esa reacción de miedo y angustia se apodere de nuestro día a día, que interfiere en nuestra vida diaria y que nos impida seguir avanzando y retomar nuestras rutinas. 


  • ¿Qué puedo hacer ante ese miedo?


La solución estrella no es quedarse en casa eternamente. Las medidas de prevención y las recomendaciones sanitarias de las instituciones competentes ante el desconfinamiento son imprescindibles y una vez tomadas, es importante llevar a cabo el desconfinamiento de forma progresiva y adaptada a nuestro ritmo.


Desde Pensaments, queremos ofrecerte algunos consejos, siempre teniendo en cuenta la particularidad de cada situación y recomendando pedir ayuda profesional cuando sea necesario. 


En primer lugar, podemos aprovechar algunas necesidades básicas o momentos de placer para ir afrontando ese miedo: pasear a nuestra mascota, sacar la basura (si hasta ahora no lo hacíamos nosotros), dar un paseo en momentos de poca afluencia social o empezar quedando con algunos amigos/as de confianza e ir incrementando nuestro nivel de actividad paulatinamente.


Además, es importante filtrar la información que se recibe: entender porqué son importantes las medidas de seguridad y reajustar las expectativas del miedo a salir fuera. Tomar las precauciones indicadas por medios oficiales y no profundizar en información que no se ha contrastado o que proviene de fuentes poco fiables.


A lo largo de estas semanas iremos ofreciendo algunos consejos para la desescalada, adaptando nuestras recomendaciones a cada fase y facilitando este proceso de aclimatación a una nueva realidad.