¿Cómo es una persona narcisista en una relación?

La convivencia y las relaciones amorosas no son nunca fáciles. Pero, si uno de los miembros es una persona narcisista, todo se complica mucho más. El primer problema es que estas personalidades resultan muy atrayentes al principio. Por eso, nos parece importante ayudarte a identificar los rasgos que les identifican desde el inicio. Es prioritario evitar de antemano lo que podría ser una relación tóxica o, en cualquier caso, saber cómo puedes reaccionar en esta situación.

 

¿Qué es una persona narcisista?

 

El narcisismo es un trastorno de la personalidad que se caracteriza por un exceso de egocentrismo, una necesidad desmesurada de ser el foco de toda la atención y de generar admiración. En los casos más severos, va acompañado de una infravaloración del resto de las personas.

 

Teniendo en cuenta esta descripción, es fácil deducir que ser la pareja de una persona narcisista se aleja bastante de lo que debería ser una relación saludable. Es difícil convivir en un entorno de respeto, armonía y en el que se compartan experiencias desde el equilibrio y la igualdad.

Además, el problema se agrava porque suele enquistarse en una especie de círculo que se retroalimenta. La persona narcisista va aumentando sus imposiciones, mientras el otro miembro de la pareja se va empequeñeciendo y sufriendo un estado permanente de ansiedad.

 

¿Cómo es la relación con un narcisista?

 

Ya adelantábamos que, uno de los principales problemas, es la dificultad de identificar a una persona narcisista. Y es que, en los primeros momentos, suelen destacar por su amabilidad, su brillantez e, incluso, su sentido del humor. De manera espontánea, son el centro de las reuniones sociales por sus comentarios siempre interesantes, por su vivacidad y por sus cualidades de liderazgo.

 

¿Quién puede resistirse y no caer rendido ante ese despliegue de encantos? ¡Es tan fácil sentirse atraído y enamorarse de un narcisista! Sin embargo, esa pátina de excepcionalidad empieza a caerse pronto, en cuanto se profundiza en la relación. Para empezar, porque la persona narcisista no se caracteriza por su empatía. Le cuesta apoyar a su compañero en la búsqueda de sus objetivos, especialmente cuando difieren de los suyos. Y no reacciona muy bien ante las críticas o las iniciativas vengan de su pareja.

 

La pareja de una persona narcisista está sometida a un proceso constante e intenso de desgaste. La relación es inestable y muy conflictiva. Solo se evita el choque permanente si cedes y reduces tus demandas propias. El desenlace final, si no tomas medidas, es la anulación de tu personalidad. Y eso, nunca puede considerarse una relación de pareja.

 

Claves para salir de su influencia

 

Sería ideal que te dieras cuenta, lo antes posible, de que esa persona es un narcisista y no te atrae iniciar una relación con ella. Pero, ya hemos comprobado que no es fácil anticiparse. Es más frecuente que identifiques el problema cuando ya estás inmerso en él. Aun así, siempre tienes una salida que pasa, sobre todo, porque inicies un proceso de reflexión contigo mismo basado en estos dos planteamientos:

 

  • Confía en ti mismo. Tu pareja, con su actitud narcisista, va a ir minando tu autoestima. Solo puedes evitarlo si te mantienes firme interiormente en tus convicciones, si no dudas de ti mismo y de que mereces tener voz propia.
  • Sopesa si te compensa vivir en un vaivén de emociones. La convivencia con una persona narcisista es estar siempre al filo de la ruptura. Y en un continuo conflicto. Además, los narcisistas son muy hábiles en las reconciliaciones, desplegando esa afectuosidad de los inicios de la relación. Pero, ¿realmente te compensa vivir esa inestabilidad?
  • No contribuyas a alimentar el ego del narcisista. Te has acostumbrado a elogiar a tu pareja, a encumbrarla. Es el momento de establecer una estrategia mental para combatir esta realidad. Tienes que fijarte en sus defectos, en sus errores, incluso de forma exagerada. Se trata de que salgas de esa dinámica de sobre valoración, ya llegará el tiempo de recuperar el equilibrio.

 

Ninguno estamos a salvo de vernos inmersos en la relación con una persona narcisista. Pero, es esencial que sepas que no tienes por qué resignarte. Tampoco es inevitable que la única salida sea la ruptura. Acudir a una terapia de pareja puede abriros opciones de reconducir la situación. En Pensaments Psicólogos Mallorca te ofrecemos ese asesoramiento psicológico que necesitas para descubrir la fortaleza de tus propias herramientas emocionales para superar esta situación.