¿Qué es lo que más duele en una ruptura?

El fin de una relación afectiva siempre es difícil. Pero, ¿sabes cómo afecta el dolor de una ruptura? Estos son sus principales efectos y algunos consejos para superarlo lo antes posible.

 

Dolor de una ruptura, ¿cómo se siente?


Por supuesto, cada persona es un mundo y más en lo que se refiere a los sentimientos. Sin embargo, hay ciertas pautas comunes que prevalecen cuando se vive una ruptura en la que entran en juego las emociones. Y, no solo hablamos de romper con tu pareja, estas reacciones aparecen cuando hay un alejamiento de cualquier ser querido, desde un amigo a un hermano u otro familiar.

 

La sensación de vacío es, probablemente, el primer sentimiento que aparece al romper una relación. Más intenso cuanto más cercana era la convivencia. Es lógico porque, de repente, actividades cotidianas que compartíais, pasas a hacerlas en solitario.


El dolor de una ruptura conlleva frustración. ¡Tantos esfuerzos invertidos en mantener viva una relación que no han servido para nada! Seguro que te identificas con este pensamiento. Pero, ya te adelantamos que es un error, porque ha revertido en tu propio crecimiento personal.


Aumenta tu sensación de vulnerabilidad. Es bastante habitual que el dolor de una ruptura haga mella en tu autoestima, que te autoinculpes de no haber sido capaz de mantener esa relación.
El resentimiento e, incluso, el deseo de venganza forman parte del proceso de una ruptura emocional. Te sientes herido y ese dolor se focaliza en la otra persona, crees que merece lo peor por el daño que te ha hecho.


Ansiedad y angustia ante el futuro. Tenías planes y proyectos compartidos que se han desmoronado y no sabes cómo cambiar tus expectativas.


Claves para superar una ruptura dolorosa


Estás inmerso en la confusión y la incertidumbre. En lugar de recrearte en esos sentimientos, te animamos a fijar tu atención en la forma más eficaz de salir de esa situación cuanto antes. No lo dudes, puedes conseguirlo y te resultará más fácil si sigues estas pautas para acabar con el dolor de una ruptura:

 

1.  Asume que todo se ha terminado


Libérate de ataduras del pasado. Ya está, la relación ha llegado hasta aquí y no hay más que hacer. No es el momento de recrearte viendo antiguas fotos o visitar esos lugares en los que estuvisteis juntos.

 

2. Pasar el duelo es un paso imprescindible


Es un proceso natural necesario para superar cualquier pérdida y una ruptura afectiva implica una pérdida. Recuerda que el dolor es una de las emociones básicas del ser humano y una herramienta esencial para la supervivencia, ya que nos pone en alerta ante un peligro. Date un tiempo e intenta buscar un equilibrio entre no reprimir tus sentimientos sin recrearte en el dolor.

 

3. Esfuérzate por convertirlo en una experiencia constructiva


No te dejes llevar por esos sentimientos de venganza de los que antes hablábamos. Aunque no lo creas, tu dolor no se minimiza porque la otra persona sufra. Intentar darle un enfoque positivo pasa por no anular todo lo vivido y, sobre todo, utilizarlo para evolucionar de cara al futuro. Esta actitud positiva es imprescindible cuando en la ruptura se ven implicadas terceras personas, especialmente si hay niños.

 

4. Date un tiempo tras el dolor de una ruptura


Es un error pensar que iniciar inmediatamente una nueva relación va a ayudarte a superar el fin de una relación. Antes de volver a sentir, tienes que sanar la herida emocional que te ha producido esa ruptura. Es injusto para tu nueva pareja o amigo que le hagas responsable de tus carencias afectivas. Debes recuperar tu autoestima para poder enfrentarte a una nueva relación en plenitud de facultades.

 

Por descontado, mucho peor es mantener viva la esperanza de volver a restablecer la relación rota. Se supone que habéis llegado a este punto después de intentar salvar vuestros problemas y constatar que no es posible.

 

¿Y qué pasa cuándo no hay dolor en una ruptura?


Es interesante que hagamos un último inciso antes de terminar. Hasta aquí, hemos hablado del dolor en una ruptura dando por sentado que todas las separaciones son dolorosas. Es verdad, hay ocasiones en las que romper con alguien no te duele, sino que lo vives como un alivio.

 

Evidentemente, en esos casos, no hay nada que superar. Sin embargo, queremos citar esa posibilidad para normalizarla. Sabemos que puede provocarte confusión, hacer que te sientas un bicho raro porque crees que debería dolerte. ¡No es así!, en ese supuesto, lo que te queda por delante es disfrutar de tu nueva vida y tus nuevos proyectos.

 

En Pensaments Psicólogos Mallorca puedes encontrar ese apoyo y orientación que te permita gestionar el dolor en una ruptura. No dudes en contactarnos si lo necesitas.