Inestabilidad emocional: cómo superar los bajones emocionales

La vida es un proceso de evolución constante. No acabas de alcanzar una meta, cuando empiezas a planear el siguiente proyecto, ¡afortunadamente! Porque sería muy aburrido y poco estimulante sentir que te quedas sin ilusiones o sueños. Pero, claro, esta sucesión de cambios genera periodos de inestabilidad emocional. ¿Atraviesas un momento de bajón? No te preocupes, es absolutamente normal. Además, puedes superarlo más rápidamente aplicando estos consejos.

 

¿Debe preocuparte la inestabilidad emocional?


Como siempre, desde Pensaments Psicólogos Mallorca queremos lanzarte un mensaje de normalidad. Te puede haber llegado información sobre la gravedad de sufrir inestabilidad emocional. Es cierto que existe una alteración psicológica relacionada con la falta de control sobre las emociones. Se trata de personas que pasan de la alegría extrema a la tristeza más profunda, repentinamente y sin motivo alguno.

 

Esa inestabilidad emocional se caracteriza por la intensidad extrema de las emociones. Y, además, porque es un estado permanente e interiorizado. Sin embargo, no es de lo que hoy queremos hablar. La inestabilidad en la que ponemos el foco es esa que se recoge perfectamente en la expresión coloquial “Me siento plof”. Esos días de bajonazo, en los que no te apetece hacer nada, no tienes ánimos y lo ves todo negro.

 

De nuevo insistir, tener días malos es inevitable. Y, probablemente, más que nunca en estos tiempos en los que tanto se enfatiza en la cultura del éxito y solo se valora a quienes “triunfan”. Así que, este es el primer consejo: olvida esa idea de que siempre hay que sentirse bien. Es imposible e, incluso, contraproducente tener una sonrisa permanente. ¡Libérate de la opresión del positivismo permanente e impuesto!

 

Consejos para superar un bajón emocional


Ahora que ya sabes que estar tristón o apagado en determinados días es normal, veamos que puedes hacer para pasar ese momento y superarlo lo antes posible. Porque, tampoco vamos a pasarnos al otro extremo, estar de bajón no es agradable y mejor que pase rápido. Te dejamos algunas claves que pueden ayudarte.

 

1. Asume y comprende tu inestabilidad emocional


De nada te sirve negar que atraviesas uno de esos días malos, en los que lo ves todo de color negro. Es más, normalmente, esa estrategia de ocultamiento no funciona en el mundo de las emociones, cuanto más intentas resistirte a lo que sientes, más se fortalece esa emoción.

Si lo analizas, es lógico. Las emociones siempre están mandándonos un mensaje, no dejan de ser reacciones de la mente ante estímulos o cambios internos o del entorno. Por tanto, no existen emociones buenas o malas, solo tienes que aceptarlas y descubrir sus causas por si hay algo que puedas modificar. Por cierto, las técnicas de relajación ayudan a sobrellevar estos momentos.

 

2. Recuerda que eres mente y cuerpo


No estaría de más que revisaras tu estado físico y, especialmente, tus hábitos de vida. En algunas ocasiones, la causa de ese bajonazo tiene más que ver con falta de sueño y descanso reparador, una mala alimentación o una falta de actividad física. O, en cualquier caso, siempre van a intensificar esa sensación de inestabilidad emocional. Mejorar tu estilo de vida y adoptar costumbres más saludables siempre será una excelente ayuda.

 

3. Déjate querer


Un abrazo, un mimo o, sencillamente, un hombro en el que apoyarte son aliados irresistibles para superar cualquier mal momento. A veces, basta tener alguien que quiera escucharte con interés. Expresar en voz alta lo que sentimos, en muchas ocasiones sirve para darnos cuenta de que no era tan grave.


No se trata de que te vayas de fiesta si no te apetece. Pero, quedarte encerrado en ti mismo tampoco es la solución. Hay un término medio, entre la soledad y socializar indiscriminadamente. Nadie mejor que tú sabe qué compañía le conviene en cada situación.

 

4. … Y quiérete a ti mismo


Tener compañía y relaciones sociales satisfactorias es muy gratificante. Sin embargo, antes debes cuidarte y ponerte en el centro de tus prioridades. Es decir, no relegar siempre tus proyectos y necesidades, poniendo por delante lo que necesitan otras personas, por mucho que te importen. Este es un supuesto muy habitual en padres con respecto a los hijos o entre los miembros de una pareja.

 

Ya ves, la inestabilidad emocional forma parte de nuestra realidad como seres humanos. Una vez más, se trata de contar con herramientas para gestionar los bajones de ánimo e incorporarlos como parte de tu crecimiento personal. En cualquier caso, no dudes en pedirnos apoyo psicológico. En Pensaments Psicólogos Mallorca estamos siempre a tu lado.