¿Cómo pensar de manera positiva?

¡La mente es un instrumento transformador! Descubre cómo pensar de manera positiva puede cambiar tu realidad.

 

Pensar de manera positiva, ¿realmente importa?


Vamos a poner las cosas en su sitio, sin dejarnos llevar por las exageraciones. El pensamiento positivo significa que puedes controlar tu mente para no dejar que los problemas te superen. Es decir, pensar de manera positiva no evita que aparezcan dificultades, ni que te sientas con un ánimo más bajo. Eso sí, te será útil para no descender a los infiernos de una frustración y desazón profundos.

 

La idea que te proponemos, por lo tanto, es que no permitas que te dominen los pensamientos negativos, esos que te impiden disfrutar de todo lo positivo que hay en ti. Pero sin imbuirse en un optimismo exacerbado o caer en el síndrome de Pollyana, que te aleje de la realidad. Al final, se trata de que tengas una vida plena, con todas sus aristas, en la que cada experiencia aporte a tu crecimiento personal.

 

Claves para reforzar el pensamiento positivo


No puedes controlar el mundo exterior con tu mente. Hoy llueve y se te han venido abajo los planes de disfrutar de esa cena con amigos en el jardín de casa que has planificado durante días. Eso no significa que canceles la cita, ¡basta con trasladarla al salón! Si lo vives con la misma ilusión, te garantizamos que la cena será un éxito.

 

En este ejemplo se resume perfectamente lo que queremos cuando te animamos a pensar en positivo. Ser consciente de que existe una realidad en la que no puedes interferir. Pero, no olvidarte que siempre tienes la capacidad de escoger. Es un poder mucho más extraordinario de lo que te imaginas. Y lo tienes en tus manos, porque tú decides.

 

Consejos para aumentar tu positividad


Recuerda, pensar de manera positiva no va de ser un irresponsable que no es consciente de los obstáculos y de sus limitaciones. Es una cuestión de enfoque y de actitud. Puedes aprender a mejorar tu positivismo con estos consejos.

 

1. Pensar de manera positiva implica identificar el malestar


Nadie siente igual que otra persona. Ante el mismo acontecimiento, hay personas que sufren más. Y está bien que sea así, no existe un “medidor” de frustración universal. Así que, el primer paso para tener un pensamiento más positivo es que identifiques lo que te hace daño a ti. Sin juicios de valor, sin entrar a analizar el porqué. Solo queremos que seas consciente de que es lo que te paraliza.

 

2. Reivindica tus puntos fuertes


Ahora toca pararse en la otra cara de la moneda. Ya sabes qué te limita, es momento de repasar lo positivo que hay en tu vida y, especialmente, en tu interior. No seas tacaño en esta valoración. Llena la balanza de lo positivo con todo, hasta esos pequeños detalles rutinarios que sueles pasar por alto.

 

3. Ponte metas accesibles y cercanas


En lugar de proyectarte en un futuro a años vista, donde consigues el liderazgo en tu ámbito laboral o creas esa familia con la que sueñas, mejor baja al hoy por hoy. Ve poniéndote retos a corto plazo, que estén a tu alcance y que puedas valorar fácilmente. Poco a poco, te ayuda a recobrar confianza y ver la vida con más optimismo.

 

4. Encuentra tu remanso de paz


Todos tenemos una vía de escape, una actividad o un espacio en el que nos relajamos y recargamos pilas. También, un mecanismo para sacar fuera las frustraciones, para expresar el dolor, para reciclarnos. Se trata de que encuentres el tuyo. Y no vale con resignarte y decir que tú no lo tienes. Seguro que está ahí y no te has dado cuenta. Piensa que no se trata de grandes proezas, a veces es algo tan sencillo como pasear a tu perro o, incluso, darte una vuelta con el coche. Lo importante, de nuevo, es que personalices.

 

5. El momento de las personas


Probablemente, este es el punto más complicado de los que te planteamos. Pero, hay relaciones y personas que solo nos aportan negatividad y dolor. Las rupturas sentimentales son muy difíciles. Puede que solo tengáis que hacer un replanteamiento. Pero, a veces no queda otra opción que separarse.

 

Ya sabes, esto de pensar de manera positiva es un poco como esa frase de ver el vaso medio vacío o medio lleno. En Pensaments Psicólogos Mallorca, no somos unos ingenuos, sabemos bien que no es nada fácil ver siempre la cara amable de la vida. Pero, nuestra experiencia en atención psicológica nos ha demostrado que es un esfuerzo que merece la pena. Comienza por un gesto tan sencillo como sonreír más, ¡funciona!