¿Cómo aprender a soltar el dolor?

Parecería que la sociedad actual se conjuga con el verbo acumular: más objetos, más seguidores en redes, más actividades… En principio, esta actitud no es positiva o negativa en sí misma. El problema es identificar la felicidad con el hecho de acaparar, incluyendo aquí sentimientos, recuerdos, experiencias o personas. Por eso, te hacemos la propuesta opuesta, aprender a desprenderte de lo que te limita. Descubre cómo soltar el dolor, y disfruta de los beneficios que te va a reportar.

 

El concepto de soltar


Es cierto que nuestra vida es el conjunto de circunstancias, sentimientos e ideas que hemos ido experimentando a lo largo de los años. ¡Quién no tira de recuerdos en más de una ocasión para reafirmarse y entender lo que está sintiendo en ese momento! Hasta aquí, todo parece muy evidente.

 

Pero, ¿qué ocurre cuando nos “atamos” a personas o situaciones negativas y limitadoras? Pues que no conseguimos avanzar y que nos adentramos en una especie de círculo vicioso sin salida. Aquí es donde nos interesa explicarte la importancia de saber soltar el dolor.


Seguro que crees que no hay nada complicado en deshacerse de los malos recuerdos o experiencias. Muy al contrario, la realidad demuestra que es difícil dejar atrás el pasado, incluso el que nos genera malestar. O si no, piensa en las vueltas que le das a esa ruptura, intentando entender por qué pasó. O, cómo sigues dolido por ese despido que consideras tan injusto. El suspenso que no esperabas o ese amigo que te dejó de hablar.

 

Soltar el dolor es, precisamente, liberarte de ese malestar. Da igual si hubo o no razones, si fue justo, si te equivocaste. El pasado es pasado y no hay nada que puedas hacer para cambiarlo. No existen máquinas del tiempo que nos permitan rectificar, desandar el camino. Entonces, ¿qué sentido tiene seguir con esa herida emocional abierta? Ninguno, es el momento de soltar el dolor, veamos cómo.

 

Consejos para soltar el dolor


Desde que la gurú del orden Marie Kondo nos enseñó esa regla básica que dice “antes de comprar una prenda u objeto, tienes que retirar uno parecido que no uses”, todos hemos aprendido la importancia de disponer de espacio para organizarnos. Con la mente ocurre algo similar, no es infinita, necesitas un cierto vacío para rellenarlo con nuevas vivencias. Y, ya puestos a quitar, siempre es mejor soltar el dolor que los recuerdos positivos. Estos son los pasos que te ayudarán a conseguirlo.

 

1. Soltar el dolor no es empezar de cero


En ningún momento te estamos pidiendo que hagas un borrado o “reseteado” de tu vida , como se diría en ese lenguaje tecnológico al que estamos tan acostumbrados. Más bien, tómate esto de soltar el dolor como un agradecimiento por lo que esa experiencia te ha permitido aprender, pero, con la convicción de que ha llegado el momento de emprender otro camino. Recuerda que, nos pasamos la vida eligiendo y ese proceso lleva implícita siempre una renuncia.

 

2. La felicidad no está en lo que te falta, sino en lo que te sobra


Sabemos que lanzar esta afirmación es ir contra corriente, en estos tiempos en los que se incita al consumismo o, como decíamos al principio, a acaparar. Sin embargo, esa frenética carrera por tener más o por sentir más, suele impedirnos disfrutar de lo conseguido. Por no hablar de la frustración que genera no alcanzar determinados objetivos. Prueba a dejar de darle vueltas a tus carencias y empieza a desligarse de lo que te sobra. Es una sensación de liberación similar a la que sentimos al hacer volar una cometa.

 

3. Identifica tus apegos


Volviendo al símil del armario ordenado, el objetivo no es hacer espacio tirando ropa a lo loco. Se trata de diferenciar entre lo útil y lo que te estorba. Soltar el dolor es una tarea de depuración, de filtrar y separar lo que no te aporta, lo que te produce malestar. Ten en cuenta que, a veces, pueden ser rutinas muy enraizadas o, incluso, ideas distorsionadas sobre ti mismo.

 

En estos casos, evidentemente, el trabajo para liberarte de esas ataduras es más duro y complejo. Pero, también, la sensación de liberación será mucho más gratificante.

 

Ser feliz y sentirte bien contigo mismo es el mejor regalo que puedes hacerte. Un proceso que te lleva a armonizar y hacer un juego de equilibrios entre tus emociones y vivencias. Soltar el dolor forma parte de esta experiencia. En Pensaments Psicólogos Mallorca sabemos que no es fácil. También, que la recompensa merece la pena. Sin duda, puedes contar con nuestro apoyo psicológico para conseguirlo.